The Guilty

      No hay comentarios en The Guilty

The Guilty, ópera prima del director sueco Gustav Möller, se ha convertido en la gran sorpresa del año, amasando premios en su paso por numerosos festivales. Protagonizada por Jakob Cedergren, esta modesta producción será además la encargada de representar a Dinamarca en la próxima edición de los Óscar.

Sinopsis

Durante su turno de noche en la centralita de emergencias, Asger Holm (Jakob Cedergren) recibe la llamada de una mujer en busca de ayuda. En una carrera contra el tiempo, el agente pondrá en peligro su futuro en el cuerpo de policía con tal de salvarla.

Luces, cámara, sonido

Desde que el cine es cine, la captura de movimiento ha fascinado tanto a la industria como a los espectadores. A día de hoy, esa necesidad de frenesí visual sigue siendo imperante. La acción entra por los ojos y “cuanto más mejor” parece ser el lema de los grandes estudios.

Sin embargo, al igual que hicieran Steven Knight con Locke (2013), Rodrigo Sorogoyen con su corte Madre (2015) o, más recientemente, Aneesh Chaganty con Searching, The Guilty rompe con las normas establecidas. Gustav Möller relata parte de la historia pero deja que seamos los espectadores los encargados de dar forma a los personajes y escenas que solo oímos. Obedientes, a la par que agradecidos, lo hacemos. El resultado es tan nítido que juraríamos haberlo visto todo con nuestros propios ojos.

A este lado del teléfono

Mantener la atención del público con conversaciones en las que únicamente vemos a uno de los personajes no es tarea fácil. Es  por eso que Möller no deja que todo el peso de la trama recaiga sobre aquellos que no aparecen en pantalla. Interpretado por Jakob Cedergren con sobriedad y naturalidad, el agente Asger Holm no solo es nuestros oídos y nuestra voz en The Guilty. También él tiene una historia que contar.

Llamada a llamada, descubrimos qué le ha llevado a la centralita de emergencias. Asimismo, intuimos las consecuencias que sus actos tendrán a corto y largo plazo. Lo vemos cambiar en tiempo real a medida que las dos historias paralelas se desarrollan de manera clara y sencilla. Queda claro que hacer malabares a ciegas es un arte que Gustav Möller domina.

Conclusión

The Guilty es un perfecto ejemplo de lo mucho que puede hacerse con un presupuesto reducido, un guión trabajado y una sólida interpretación. La ópera prima de Gustav Möller es un thriller intenso que alaba la inteligencia del espectador, dándole absoluta libertad para dirigir, producir y montar su propia película, la que se proyecta al otro lado del teléfono.

Valoración final::

Filmaffinity

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of